Newsletter

¿Cómo se extraen los aceites?

Destilación:

Consiste en la extracción de las partículas aromáticas de las plantas utilizando vapor de agua. La planta no entra nunca en contacto con el agua hirviendo, y de esa forma se preservan sus principios activos. De la destilación pueden nacer dos tipos de aceites: aceites esenciales e hidrolatos o aguas florales.

Estos últimos son una mezcla creada por una cantidad de partículas aromáticas y el agua de la destilación.

Prensado en frío:

Para la extracción de algunos aceites esenciales y la mayoría de los aceites portadores, las nueces y semillas de los frutos y la piel de los cítricos, se prefiere utilizar el método de la presión en frío.

En este proceso, el fruto queda reducido a una pasta, que será batida y finalmente prensada para obtener el máximo aceite posible. Es muy importante mantener la temperatura baja (entre 27º y 45º), durante todo el procedimiento, para que el aceite no pierda nada de su calidad ni propiedades.

Extracción con solventes:

Los aceites absolutos se extraen mediante un procedimiento que utiliza etanol. La planta se pone en contacto con el etanol, que extrae sus partículas aromáticas, después el solvente se evapora a temperatura ambiente o al vacío y se filtra para producir un aceite absoluto perfecto para la aromaterapia.

Este proceso da un aceite absoluto con la misma composición que los aceites esenciales, pero mucho más densos y concentrados.